Saludablemente – Bajar de peso – Dietas, ejercicios y tips para bajar de peso

Mascarilla de Avena, cómo prepararla y sus bondades

La avena es un cereal bondadoso que no solamente nutre nuestro organismo por dentro, sino además sirve para nutrir la piel de manera mixta. ¿Qué quiere decir eso? Que nos servirá para la piel grasa y disminuirla o por lo contrario, a una piel seca brindarle una adecuada hidratación.

Reconocida por las propiedades que regeneran el cutis, la mascarilla de avena es útil para contrarrestar los molestos efectos del acné y la grasa facial, además de nutrir el cutis cuando este carece de hidratación o molestas manchas provocadas por el sol y la contaminación.

Rejuvenecedora por naturaleza, esta mascarilla iluminará el rostro cuando te hayas desvelado mucho, o cuando hayas ido a la playa y tu piel comience a escarapelarse por los efectos del sol. Nada mejor para consentir a tu cara con esta mascarilla equilibrante que además de regenerar las células muertas, te hará sentirte mucho mejor.

Si sufres de piel seca, la mejor manera de preparar una mascarilla casera con avena, es mezclando algunas cucharadas del cereal con leche entera, pues esta ayuda a que la avena se remoje y suelte todas sus propiedades. Ojo, deberá de estar caliente para que se concentre todo, por lo que deberás dejarla enfriarse para aplicarla en tu rostro.

Luego la aplicarás uniformemente con la mano limpia y acostada, todo esto para evitar que se desparramen los granos y esperarás de 10 a 15 minutos para relajarte y esperar a que haga su efecto, luego retírala con un trapo húmedo de agua fría.

Si por el contrario sufres de piel grasa, deberás de reemplazar la leche por el agua pura, pues si aplicas leche te ayuda, pero generará el efecto contrario. Ahora, muchas mujeres padecen de piel mixta, lo mejor es usar uniformemente la mascarilla de agua en la zona T (frente, nariz y barba) y hacer otra para las mejillas, párpados, ojeras y cuello, que son los que más sufren de resequedad.

No es necesario que todos los días te la apliques, bastará con una o dos veces por semana para que al mes comiences a notar los cambios. Ahora bien, hay otra receta que te ayudará a obtener luminosidad en la piel con altos nutrientes, una receta más elaborada pero que a la larga te beneficiará más.

Sólo tienes que mezclar una clara o una yema de huevo, 1 taza de jugo de limón colado y unas cucharadas de avena arrollada molida o harina de avena (aquí no es necesaria el agua caliente). Luego untarás en tu rostro y cuello que lavarás previamente y a relajarte.

Mientras podrás escuchar música relajante, hablar por teléfono o dormir, ya que con esta receta es muy importante que dejes actuar la pasta hasta que se endurezca, si esta no se endurece, es porque dejaste mucha agua o limón. La experiencia y el sentido común, harán que seas una experta en mascarillas hasta que te quede bien la pasta.

Cuando esta pasta se haya secado completamente, enjuaga con agua tibia sin friccionar la piel, luego usa agua bien fría para que contraiga los poros y seca delicadamente con una toalla especial para tu cara. Verás como esta mascarilla te hará sentir fresca, hidratada y lo más importante, una piel más joven y luminosa sin gastar una fortuna en productos de belleza y pomadas con químicos. Incluso puede ser un sustituto de la crema. Haz la prueba y verás las maravillas de la avena.

Comentarios