Saludablemente – Bajar de peso – Dietas, ejercicios y tips para bajar de peso

Para aliviar los músculos adoloridos, sigue estos útiles consejos

Consejos para aliviar los músculos adoloridos

Un error muy común al hacer ejercicio es excederse en la rutina para querer abarcar más, y lo único que se consigue es agotar el cuerpo. Lo mejor en estos casos es prevenir con calentamiento antes de la rutina y así evitar dolores innecesarios causados por exceso de ejercicio, o por lo contrario, tuviste un día de mudanza, juego con niños, día de campo u alguna otra actividad que equivale a un ejercicio que no habías hecho antes y tu cuerpo no esta acostumbrado. Sigue estos útiles consejos que son para ti.

Una bolsa de agua caliente: esta la puedes adquirir en cualquier farmacia a costos muy accesibles, pero en el caso que no se tenga una, podrás improvisar con toallas mojadas de agua hirviendo, ya que las temperaturas altas relajan los músculos perdiendo rigidez.

Lo mismo pero con agua fría: esto se aplica a lesiones o dolores sumamente fuertes, este tip funciona ya que interviene en los vasos sanguíneos reduciendo cualquier inflamación ya que las temperaturas bajas funcionan porque interviene en los vasos sanguíneos, lo que produce que se reduzca la inflamación, adormeciendo la zona y desinflamándola.

Sales de Epsom, estas sales ayudan a aliviar los músculos adoloridos y su efecto es relajante, puede hacerse antes de aplicar compresas de agua fría y caliente y darse un rico baño con ellas durante 15 o 20 minutos.

¿No tienes sales de Epsom? Podrás substituirlas por Romero, estas ramitas son mágicas en la piel, las puedes hervir como té y luego echarlas en la tina, relajarán además de dejar un agradable aroma en tu cuerpo. (Si no tienes tina y la regadera es lo único disponible, puedes echar las ramitas dentro de un saquito de tela y colgarla donde cae el chorro de agua).

Al terminar podrás complementar tu sesión contra el dolor con pomada de árnica, un remedio natural que nunca falla, pues el árnica es un arma poderosa contra los golpes, lesiones y dolores reumáticos y de artritis, verás que al día siguiente de estos consejos y con un sueño reparador, tu cuerpo estará como nuevo y listo para seguir funcionando. Recuerda evitar cambios bruscos de temperatura además de calentar antes de hacer ejercicio. ¿Listo para un nuevo día?

Comentarios