Saludablemente – Bajar de peso – Dietas, ejercicios y tips para bajar de peso

Aquajogging para tonificar el cuerpo

El agua es un medio milagroso para el cuerpo, razón suficiente para preservarla. En esta ocasión les compartimos este maravilloso, seguro y divertido ejercicio, el aquajogging.

Aquajogging

Originalmente surgió como un método para ayudar a pacientes en recuperación de cirugías o para ponerlos en mejor condición física antes de intervenirlos.

Debido a que se realiza en un medio acuoso, no importa el peso, talla o discapacidad presente, la resistencia del agua permite disminuir el impacto del ejercicio en los músculos y articulaciones, volviéndose perfecta para casi cualquier persona.

Lo mínimo que se requiere es una piscina, traje de baño y un cinturón de peso para poder mantener la mitad del cuerpo sumergido y mantener la resistencia del agua constante.

Para tonificar el cuerpo, lo primero es meterte en el agua, previa sesión de calentamiento muscular, y acomodarte cerca de la orilla, pues puedes utilizarla para algún ejercicio o en caso de una emergencia. Créenos, te cansarás más rápido en el agua que caminando o corriendo en tierra firme.

Tu espalda debe estar recta, tu cabeza por encima del agua, tus pies deben tocar el fondo de la piscina sin problemas y tus rodillas deben estar un poco flexionadas, tus hombres a la altura de tus caderas, apretar el abdomen y los músculos de la espalda baja, trasero y muslos.

Comenzamos por una sencilla caminata de 10 minutos sobre la superficie de la piscina, moviendo en círculos tus articulaciones empezando por los tobillos hasta el cuello. Esto es ejercicio cardiovascular, debes concentrarse en respirar uniformemente y mantener la posición mientras te desplazas.

Luego deberás caminar dando pasos más largos, procurando que tus pies toquen completamente el suelo y poniendo todo el peso en tus piernas, moviendo tus brazos al compás. Haz 2 circuitos de 5 vueltas cada uno a lo largo de la piscina. Aumenta la cantidad conforme avances o disminuye si te cansas antes.

Ahora, harás lo mismo pero sostendrás la posición, con un pie adelante tuyo y el otro atrás, mientras tensas los músculos del cuerpo durante un par de segundos para luego relajarlos. Puedes hacer 2 circuitos de 2 vueltas cada uno.

Ahora, procede a caminar relajando los músculos gradualmente y regulando tu respiración. Puedes finalizar flotando durante unos minutos para liberar tensión o nadar suavemente.

Crea tu propia rutina según tus necesidades. Si haz asistido a una clase de aeróbicos o haces yoga, prueba algunas posturas en el agua, procurando mantener la posición básica. Verás resultados en el doble de tiempo, sin tanto dolor o cansancio.

Por último, cuida el agua, evita desperdiciarla, es sumamente benéfica y un recurso invaluable para nosotros.

Comentarios