Saludablemente – Bajar de peso – Dietas, ejercicios y tips para bajar de peso

Posiciones avanzadas de Yoga para brazos fabulosos

Para aquellas personas que quieren trabajar en sus brazos y definirlos para lucirlos hermosos todo el año, aquí les traemos unos ejercicios de yoga, para quiénes las clásicas posturas no son suficientes.

Posiciones de Yoga para brazos

No toma mucho tiempo hacerlos y con constancia garantizarán resultados aumentando la fuerza y el tono de los músculos.

Postura invertida cabeza abajo o parado de cabeza, que es una de las asanas más difíciles, debe hacerse con mucho cuidado. En esta ocasión debes trabajar para que tus piernas se acomoden paralelas al suelo, doblando el abdomen y manteniendo el equilibrio con ayuda de tus brazos.

En el mismo tenor, el parado de cabeza sobre antebrazos también te ayudará sobre todo para la zona de la espalda, que es tan difícil de definir, y para los músculos de los hombros. Otra asana similar es el escorpión procurando colocar los pies sobre la coronilla de la cabeza. Puedes apoyarte contra una pared para trabajar esta pose ya que toma tiempo desarrollar la fuerza necesaria.

Cuervo de lado es otra pose perfecta porque todo tu peso recae sobre tus brazos y pondrá el énfasis en la parte superior del pecho. Cuando lo realices, procura alternar lados para trabajar ambas partes del cuerpo por igual. Por la misma línea, aunque más complicada, es la pose de los 8 miembros

La asana del sabio permite trabajar con grupos de músculos al mismo tiempo, tensándolos, mejorando circulación y flexibilidad. Esta postura requiere de trabajo en cadera, piernas y torso por lo que recomendamos practicar Janu Sirsasana, Arda Baddha Padma Paschimottanasana, Vasistasana y Adho Mukha Svanasana, desde donde girarás el cuerpo hacia la derecha equilibrándote sobre la mano y el pie derechos.

Levantarás tu pie izquierdo, lo cruzarás como haciendo un medio loto y con tu mano izquierda  tomarás la punta del pie, pasándola por detrás de tu cuerpo. Recuerda que la palma debe estar alineada con el pie. Luego cambia de lado.

La siguiente es Titibasana o la libélula que trabaja con las articulaciones de los brazos porque el reto consiste en sostener sobre ellos y mantenerlos lo más rectos posible. No es sencillo pero permite trabajar desde el abdomen hasta el cuello.

También están las poses del colibrí, que aunque tiene sutiles variaciones, pone un énfasis mayor en los tríceps y hombros.

La rueda es de las más clásicas y consiste en plantar los pies, a la altura de los hombros y doblarse por completo hacia atrás hasta que las palmas de las manos toque el suelo. Esta pose además define la zona lumbar y de la espalda superior, por lo que ayudará a lucir mejor esos brazos.

Comentarios