Saludablemente – Bajar de peso – Dietas, ejercicios y tips para bajar de peso

Cómo controlar la hipertensión arterial

Cómo controlar la hipertensión arterial

La muerte silenciosa o Hipertensión arterial, es un padecimiento crónico muy común en estos días, y no es más que el aumento de la presión arterial que puede ser sistólica (mayor de 150 mmHg), diastólica (90 mmHg) o ambas y se ha comprobado que en la mayoría de las personas que la padecen, es por factores hereditarios.

Se ha comprobado que la presión arterial que causa daño orgánico es la sistólica, pero eso no significa que la diastólica no sea peligrosa. Por lo tanto, se considerará presión arterial cuando el médico haya medido en tres ocasiones diferentes cifras mayores de 140/90 mmHg en el consultorio.

¿Cómo prevenirla? Si ya hay antecedentes familiares o la ligera sospecha de que existe, tan fácil como tomarse la presión diariamente, a veces no es necesario acudir con el médico, bastará comprarse un baumanómetro de bolsillo que lo mantendrá informado sobre su condición a la brevedad, y si usted percibe que los cambios en su presión son elevados, lo mejor será acudir al médico URGENTEMENTE, pues es un mal que no debe dejarse pasar bajo ninguna circunstancia, pues este no crea síntomas hasta que ya se encuentra en la fase II o III y desgraciadamente habrá que hospitalizarse.

El modificar el estilo de vida es otro factor importante de prevención, aquí unos sencillos consejos para prevenirla:

  1. La eliminación completa de sal en la comida
  2. Si eres obeso, eliminar los kilos de más con dieta equilibrada y ejercicio diario (de por vida aunque no seas obeso)
  3. Tomar bastante agua y eliminar los refrescos y el café
  4. No consumir alcohol
  5. Eliminar el tabaquismo
  6. Cero uso de drogas estimulantes como gotas nasales vasoconstrictoras, otros medicamentos con efecto adrenérgico como algunos anorexígenos y la cocaína.

Esta muerte silenciosa no presenta síntomas, pero si pueden llegar a aparecer unos muy leves como dolor torácico, confusión, zumbido o ruido en el oído, fatiga, dolor de cabeza frecuente, latidos cardíacos irregulares, hemorragia nasal, cambios en la visión. OJO: si se presenta uno o más síntomas, se deberán de tomar la presión, pero también puede ocurrir que por separado, sean parte de otro padecimiento, por lo que lo más seguro es medirse la presión.

Una vida sana y alimentación equilibrada sin sodios, son la base para prevenir la hipertensión arterial, pero si genéticamente se esta predispuesto y ya hay un diagnóstico de ella en grado I o II, lo mejor es acudir al médico para la ingesta de fármacos que la controlen, más los consejos señalados anteriormente. Cuida tu salud.

Comentarios