Nutritivo cereal que esta vinculado a los ritos religiosos, a los Dioses y a la visión cósmica de las culturas, el Amaranto es uno de los principales alimentos de las culturas prehispánicas que abarcan el Centro y Norteamérica (México y Guatemala) y Sudamérica (Perú y Ecuador).

Los mayas, aztecas e incas, lo consumían en grandes cantidades junto al maíz, el fríjol y la chía, siendo la principal fuente de proteínas, pero desgraciadamente a la llegada de los españoles, este suculento cereal fue eliminado de la dieta diaria y no fue sino hasta años después, cuando algunos frailes retomaron la producción del amaranto al darse cuenta de sus propiedades.

No sólo lo puedes consumir como cereal reventado con leche, sino en forma de barra con miel llamado alegría, en granola, en tamales, atoles, pinole, mazapán e innumerables productos para el consumo diario, lo que nos habla de su infinita variedad al ser consumido como platillo salado o como postre.

Su valor nutrimental es muy completo, ya que contiene altos niveles de proteínas, minerales, vitaminas: A, B, C, B1, B2, B3, ácido fólico, que ayuda durante el embarazo, calcio, niacina, fósforo, lisina y hierro, por lo que una ración en las mañanas durante el desayuno, es más que suficiente para fortalecerte durante el día.

Esto lo nombra el rey de los cereales muy por encima del arroz y el maíz, y un 80% más que el trigo, ¿Cuándo se iban a imaginar que semejante semillita iba a tener tanto? Y eso no es todo, pues se ha comprobado que ayuda contra el cáncer de colón, osteoporosis, diabetes entre otras, siendo nombrado “El mejor alimento de origen vegetal para consumo humano” por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.

Ahora que sabes todas las propiedades nutritivas y medicinales de este pequeño pero magnífico cereal, no dudes en adquirirlo en tu alimentación diaria y la de tus hijos, además de ser un alimento bastante accesible al bolsillo, los beneficios a la larga son infinitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.