La miel ha sido procesada desde tiempos antiquísimos, y esta considerada como el alimento perfecto, ya que es un dulce que sirve como un postre sano que te da propiedades nutrimentales y por si fuera poco, es un producto medicinal recomendado en todo el mundo.

Las abejas que son consideradas inteligentes y arquitectos de primera clase, producen este manjar que ha nutrido a miles de culturas que hasta las consideraban sagradas, como los faraones del antiguo Egipto que llevaban tarros de miel para endulzar su viaje al otro mundo, y descubiertos intactos y nutritivos en las excavaciones arqueológicas.

Con propiedades antisépticas, calmantes, tonificantes, diuréticas y laxantes, este alimento hidrocarbonado (hidrógeno, carbono y oxígeno) proporciona energía equivalente al de una cucharada de café.

Pero ahí no termina su maravilla nutrimental, pues todo depende de la flor que han polinizado, el clima, el tipo de abeja y múltiples factores que conllevan a varias mieles que pueden contener monosacáridos (azúcares simples que el organismo asimila directamente), así como sacarosa, dextrina (que impiden su cristalización).

Contienen además, potasio (las oscuras que vienen de los bosques y que comen los osos), fósforo, y múltiples minerales como el aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio.

Vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico que nos ayuda a la irrigación sanguínea y sirve además, como un poderoso agente cicatrizante, por eso muchos pacientes con escaras, heridas profundas y problemas de piel, son curados con miel que ayuda al rápido proceso de generación en la piel.

Debes tener cuidado especial de no exponerla al calor, ya que perderá todas sus propiedades nutrimentales, además de que si llevas una dieta rigurosa, te informo que 100 gramos de miel equivales a 325 calorías, por lo que solo es recomendada a niños, ancianos, adolescentes, o personas que tienen un alto rendimiento físico o intelectual.

Si estás enfermo de la garganta, nada mejor que una cucharada de miel con limón, que inmediatamente aliviará y nutrirá además de quitar la tos. Si tienes gastritis o úlcera, puedes tomar una cucharada en las mañanas para sellar, además, nutre pelo, piel y revitaliza las uñas.

Su consumo además, tendrá efectos positivos en tu corazón, ya que favorece la producción de fosfatos orgánicos que regulan el ritmo cardíaco y estimulan el riego coronario, desintoxicando además tu flojo sanguíneo.

¿A poco no es una maravilla? La miel es y será un alimento milenario que jamás perjudicará al hombre, anímate a substituirlo por las azúcares industriales y contribuye a que los apicultores tengan promoción y sigan comerciando este maravilloso manjar dulce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.